Debes ingresar o registrar tu cuenta antes para poder apoyar esta idea.

Proyecto Odisea Reunificación Familiar

El modelo Odisea Oportunidades para el Desarrollo de Interacciones Sensibles, Eficaces y Afectivas es un marco conceptual y metodológico para la evaluación e intervención familiar, basada en los recursos y en abrir ventanas de oportunidad que permitan generar cambios en los sistemas familiares para el adecuado desarrollo de los niños y niñas, especialmente con familias en riesgo psicosocial y con niños/as con situaciones de vulneración de derechos. Combina metodologías de evaluación e intervención para el fomento de la parentalidad positiva y la crianza eficaces para proporcionar a las familias los conocimientos y habilidades orientados a mejorar la protección, el cuidado de sus hijos/as y su desarrollo integral.
La presente propuesta plantea el Modelo ODISEA de Reunificación Familiar como una alternativa concreta de trabajo con familias con niños y niñas en residencias de protección de 0 a 4 años, en pos de la reunificación familiar y la restitución del derecho a vi
­¿A cuál de estos públicos está enfocado tu proyecto?
Primera Infancia: 0 a 4 años
Solución
Revertir esta situación convoca a todos los países del mundo a pensar nuevos enfoques y miradas al trabajo en protección infantil; nuevos modelos de evaluación y metodologías de intervención, tanto en la residencia y con el niño/a, como con su familia (National Clearinghouse on Child Abuse and Neglect, 2005). No es ético continuar funcionando como hasta ahora se ha hecho. El estado actual de la infancia institucionalizada exige una transformación radical de todo el sistema de protección a la infancia, comenzando por los sistemas de cuidado alternativo y la reunificación familiar (UNICEF, 2005; RELAF, 2011; Martínez, 2013; Contreras et al., 2015). Esta certeza es la que hoy está inspirando la iniciativa del "Llamado a la Acción" que está realizando la CIDH, el MMI-LAC, RELAF y UNICEF en toda América Latina y el Caribe, para motivar a los países de la región a involucrarse y comprometerse activamente con la desinstitucionalización temprana, mediante distintas medidas: el fortalecimiento del trabajo con la familia de origen, el reemplazo de las residencias por familias de acogida, los necesarios cambios en las legislaciones de los países, el freno a la internación de niños y niñas menores de 3 años, entre otras. Este proyecto piloto de reunificación familiar de niños institucionalizados, denominado "ODISEA" se inserta en la corriente de ideas que actualmente se están movilizando por el Llamado a la Acción y pretende generar una contribución desde la Sociedad Civil organizada y comprometida éticamente con el imperativo ético de avanzar decididamente en esta dirección. El proyecto piloto de reunificación familiar de niños y niñas institucionalizados en residencias de protección de la red SENAME, denominado ODISEA: Oportunidades para el Desarrollo de Interacciones Sensibles, Eficaces y Afectivas, implica la convocatoria de instituciones con experiencia en sistemas de cuidado alternativo, subvencionadas por el Servicio Nacional de Menores. El modelo ODISEA: Oportunidades para el Desarrollo de Interacciones Sensibles, Eficaces y Afectivas es un enfoque teórico y una metodología de evaluación e intervención, diseñada desde un enfoque de la parentalidad positiva, la teoría ecológica del desarrollo humano y el marco de la resiliencia parental y familiar. El modelo busca promover el desarrollo de una parentalidad positiva en los adultos responsables de la crianza, cuidado y protección de los niños y niñas. Su modelo de evaluación es coherente con estas premisas y apunta a identificar recursos y oportunidades en el sistema familiar, a integrar perspectivas en la evaluación y poner foco en diversas variables de la ecología parental. La metodología de intervención ODISEA integra herramientas de consejería parental y encuentros familiares en la residencia o el domicilio de la familia, cada una con un manual de trabajo (bitácoras), además de análisis de la estrategia legal del caso y el trabajo articulado con las redes locales. Una de las principales innovaciones del Modelo ODISEA es el uso de material de trabajo con las familias: las Bitácoras de acompañamiento Familiar, las cuales, con un diseño atractivo y amigable buscan ser el registro de la historia vivida en el proceso de intervención, una historia que reconoce las dificultades y desafíos, pero que en sí posee recursos y oportunidades que nos permiten superar las dificultades de forma resiliente. De esta forma, con un modelo de trabajo estructurado, se guía a los profesionales y a las familias en el proceso de intervención trabajando en las bitácoras temáticas específicas que son relevantes para potenciar la parentalidad positiva, el apego seguro y el buen trato, que son las bases para generar un ambiente familiar protector y estimulante para el desarrollo del niño/a. Odisea ofrece a los equipos profesionales una metodología de trabajo estructurada, en base al marco conceptual de la resiliencia familiar, parentalidad positiva y mirada ecológica – sistémica que les permita visualizar y comprender las situaciones que originaron la salida de los niños, niñas y jóvenes de sus hogares al sistema de cuidados alternativos y establecer caminos y alternativas para superarlas en miras de restituir su vida familiar común.
Problemática
Para que un niño o niña se desarrolle, crezca y aprenda, requiere un entramado de vínculos, cuidados y condiciones bientratantes y respetuosas de sus derechos (Barudy & Dantagnan, 2005; Zeanah, 2009). Una de estas condiciones fundamentales e inalienables -consagrada en la Convención de los Derechos del Niño ratificada por el Estado de Chile en 1990- es el derecho a vivir y crecer en una familia, derecho que se entrelaza de forma particular con el imperativo de que sus padres reciban el apoyo que necesitan para desplegar una parentalidad positiva y resiliente (Comisión Interamericana de Derechos Humanos, 2013). Así, resulta evidente que el resguardo del derecho de un niño o niña a vivir en familia depende en gran medida de las condiciones que el entorno social e institucional ofrece a sus padres (Rodrigo et al., 2010; Cirillo, 2012). Esto es aún más explícito en contextos de pobreza crónica y alta vulnerabilidad psicosocial, donde el peso de las carencias hace prácticamente imposible cumplir con todos los estándares que la sociedad exige a las familias, en la crianza de un niño/a. En la literatura de trabajo social se ha denominado a estas familias "multi-problemáticas", "multi-estresadas" o "multi-asistidas", enfatizando la condición de especial sobrecarga que estos sistemas experimentan, con una acumulación excesiva de factores de riesgo y escasos factores protectores disponibles, con una dinámica de crisis recurrentes, ambivalencia relacional y desorganización en los vínculos de apego, la estructura familiar y las rutinas cotidianas (Gómez, Muñoz & Haz, 2007). Familias donde la pobreza crónica se acompaña de depresión mayor, consumo abusivo de alcohol y/o sustancias, violencia conyugal, maltrato físico y psicológico a los niños, abuso sexual, embarazo adolescente, trastornos de salud mental y problemas de conducta, dificultades significativas en los ámbitos relacional, escolar y laboral, entre otras (Cirillo, 2012). En este marco, tienden a suceder dos cosas: por un lado, las familias se involucran de forma casi inevitable con servicios de protección social y una amplia red de instituciones que buscan "ayudar" -generando entre otras cosas una "sobre-intervención" de la familia- y, por otro lado, muchas de estas familias se ven cuestionadas en su rol parental. Los servicios sociales evalúan la situación familiar y constatan negligencia en los cuidados de los niños y niñas, malos tratos, situaciones de riesgo para su integridad física, emocional y psicosexual, falta de estimulación en su desarrollo psicomotor, pobres condiciones para el aprendizaje y aprovechamiento escolar, entre otras. Tras esta evaluación centrada en la ponderación del riesgo, no es extraño que muchas familias pierdan el cuidado de sus hijos e hijas, siendo removidos los niños del hogar y trasladados a sistemas de cuidado alternativo, en muchos casos bajo la forma de residencias de protección (Martínez, 2013; Contreras, Crettier, Ramm, Gómez & Burr, 2015). Desde este punto, tanto el niño como la familia inician una travesía por un sistema complejo, reactivo y deficitario, de lenta respuesta y tendencia a cerrarse sobre sí mismo (Walsh, 2004). El sistema de cuidados alternativos residenciales ha sido extensamente criticado en la literatura internacional por su mayoritaria carencia de condiciones apropiadas para el desarrollo infantil, su perspectiva abrumadoramente deficitaria de las familias y los niños, su vulnerabilidad a producir situaciones de grave vulneración de derechos como malos tratos, agresiones sexuales, cuidados poco sensibles y una pérdida de la memoria y la identidad del niño/a. En este sistema, la familia suele ser evaluada con un fuerte sesgo negativo, de lo cual se derivan acciones tendientes a la protección del niño/a y el alejamiento de sus figuras parentales (por ejemplo, mediante la restricción de días y horarios para las visitas); así, la probabilidad de que el niño o niña regrese con su grupo familiar de origen se va diluyendo progresivamente, a la vez que su tiempo de permanencia aumenta cada vez más. La familia se aleja, el niño se queda y los vínculos se rompen (Martínez, 2013; Contreras, Crettier, Ramm, Gómez & Burr, 2015). La experiencia de trabajo del equipo de nuestra Fundación con distintas instituciones colaboradoras de Sename a lo largo del país (desde Arica a Punta Arenas) nos ha permitido evidenciar y constatar con los propios directivos y profesionales, la carencia de metodologías de evaluación pertinentes, y más aún de metodologías de intervención familiar que contribuyan a la reunificación y el egreso de los niños y niñas con sus familias. De esta forma los tiempos de institucionalización se dilatan con las consecuencias que esto conlleva. Desde este escenario resulta prioritario contar con herramientas de trabajo concretas y efectivas que permitan a los profesionales realizar una intervención familiar que lleve a las familias a adquirir las competencias y habilidades necesarias para que sean capaces de ofrecer una ambiente familiar protector para sus hijos e hijas y así retornen a su hogar.
Galería de imagenes

¿Crees que esta idea es
positiva para el mundo?

Apoyar idea

Entrega tu apoyo a "Proyecto Odisea Reunificación Familiar"

Colabora

Regístrate o ingresa para ayudar a Fundación Ideas para la Infancia a mejorar su propuesta.

Regístrate o ingresa para comentar esta propuesta

Regístrate o ingresa para reportar este comentario

Felicitaciones por este modelo!! Es un gran desafío que puede generar un excelente impacto social.
Responder
Reportar
hace 3 años
Muy buen proyecto para cambiar de raíz uno de los problemas esenciales para el desarrollo y madurez de nuestra sociedad. Desde la infancia podemos cambiar modelos de conducta heredados sin sentido. Grandiosa iniciativa, sigan así!
Responder
Reportar
hace 3 años
Muchas Felicidades, Odisea ha demostrado que se puede cambiar la forma de ser padres, desde una mirada positiva y constructiva. cada esfuerzo tiene su recompensa. Mucha Suerte.
Responder
Reportar
hace 3 años
Genial, el modelo ODISEA, es realmente efectivo, aparte de rápido y divertido en su ejecución. MUCHA SUERTE!!!!
Responder
Reportar
hace 3 años
Mi absoluto apoyo y mucha suerte!!!!
Responder
Reportar
hace 3 años
Fipi es una Fundacion comprometida, rigurosa y generosa en la entrega de su conocimiento y experiencia. Me parece que es un tremendo aporte trabajar con el modelo odisea en reunificacion familiar.
Responder
Reportar
hace 3 años
Exelente iniciativa. Los felicito!
Responder
Reportar
hace 3 años
EXCELENTE PROYECTO! UN EQUIPO COMPROMETIDO QUE MERECE RECIBIR APOYO Y RECURSOS PARA SU REALIZACIÓN... HAN TRABAJO MUCHO CONSIGUIENDO MOVILIZAR ALMAS EN POS DEL BIENESTAR DE LOS NIÑOS Y NIÑAS QUE HOY SE ENCUENTRAN EN HOGARES... UN PROYECTO BIEN ARMADO, CON FUNDAMENTACIÓN TEÓRICA Y CAPAZ DE IMPACTAR EN LAS POLÍTICAS PÚBLICAS DE INFANCIA DE NUESTRO PAIS... FIPI PURO CORAZÓN
Responder
Reportar
hace 3 años
Declaro públicamente mi apoyo a este maravilloso proyecto. Estuve en el origen y concepción del modelo ODISEA y conozco personalmente al equipo que hoy continúa esta hermosa labor. Merece recibir financiamiento y potenciar todavía más su alcance transformador. Los niños y niñas institucionalizados deben recibir una intervención de calidad. APOYA AHORA!
Responder
Reportar
hace 3 años
Muy lindo!
Responder
Reportar
hace 3 años
notable iniciativa, reciban mi apoyo y ayudare a difundir...desde Osorno
Responder
Reportar
hace 3 años
Necesitamos tu voto para seguir adelante con este maravilloso proyecto de reunificacion familiar!!! Apoyenos en este desafio!!! SOLO TIENEN QUE VOTAR!!!
Responder
Reportar
hace 3 años
NECESITAMOS TU APOYO!!! PARA QUE EL PROYECTO DE REUNIFICACIÓN FAMILIAR ODISEA PUEDA FORTALECERSE Y LLEGAR A TODOS LOS PROFESIONALES, RESIDENCIAS, FAE Y FAMILIAS DE NUESTRO PAIS!!! VOTA VOTA VOTA VOTA
Responder
Reportar
hace 3 años